Home Tertulias televisivas
Tertulias televisiva
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   

Tertulias televisiva

José F. Fernández Godoy

Las legendarias tertulias de café se han ido convirtiendo en espectáculo, primeros radiofónico y, en la actualidad, televisivo.

A la comunicación sólo verbal (exclusivamente de palabras) de las tertulias radiofónicas se ha incorporado, en las televisivas, el lenguaje extra verbal (corporal) de mímica y gestos de la persona que las emite.

La visión de la persona que habla facilita la acción de escuchar y, consecuentemente, el mensaje se interpreta mejor.

Al espectador de las tertulias televisivas le interesa no s√≥lo lo que se dice, sino tambi√©n quien lo dice, como lo dice, y la reacci√≥n que provoca en los dem√°s contertulios. El espectador toma postura (se identifica) con alg√ļn tertuliano, y, de esta manera, se integra mentalmente en el debate. Y, adem√°s, a trav√©s de los conductos de las redes sociales tienen la posibilidad de intervenir.

Los tertulianos suelen compartir pantalla con otras imágenes: fijas (fotografías o rótulos) o en movimiento (vídeos).

La fotografía de la persona que habla telefónicamente es necesaria, pues al espectador le interesa conocer quién habla. Y al ser imagen fija no interfiere la comunicación.

Al espectador también le interesa conocer a la persona protagonista del asunto que se está tratando. Pero siempre se debe dar a conocer a través de una imagen fija (más adelante se verá por qué).

Los r√≥tulos con res√ļmenes de lo que se est√° diciendo est√°n integrados en la misma parcela informativa. Facilitan la acci√≥n de escuchar e interpretar la informaci√≥n.

Entre los rótulos interesa destacar los dedicados a los mensajes de los espectadores.

Rótulo de los mensajes

El ser humano tiene un gran impulso de exponer sus ideas. Y un programa de debate televisivo no se puede concebir hoy sin dar opci√≥n al espectador a intervenir. Pero, ¬Ņc√≥mo canalizar la intervenci√≥n?

El espectador no puede centrar al mismo tiempo su atención en la lectura del mensaje escrito y en la palabra del tertuliano. Está claro que se produce una interferencia.

Pero, dada la necesidad de incluir estos mensajes, se debe buscar la manera de que la interferencia sea la menor posible.

La interferencia depende del tama√Īo del r√≥tulo y del lugar que ocupe en la pantalla. El t√©cnico emisor debe evitar a toda costa que el r√≥tulo de mensajes eclipse en exceso la imagen del tertuliano que habla, dejando siempre libre los importantes elementos de expresi√≥n corporal que son sus manos.

La mejor forma de evitar la interferencia es incluir los mensajes en un espacio independiente. Se trata de un modo coherente que, adem√°s de no provocar interferencias, le da mayor relevancia a los mencionados mensajes.

Videos "ilustrativos"

Desde el principio de las tertulias televisivas surgi√≥ la idea de, aprovechando la posibilidad que brindaba el medio televisivo, ‚Äúilustrar‚ÄĚ o ‚Äúdecorar‚ÄĚ las palabras de los contertulios con im√°genes en movimiento (video) sobre el tema.

La idea se extendi√≥ velozmente y se arraig√≥ de tal modo que los v√≠deos "ilustrativos‚ÄĚ constituyen hoy una se√Īa de identidad de la tertulia televisiva.

Estos vídeos comparten pantalla con el tertuliano que habla. Son imágenes de archivo. Que se repiten, machaconamente, una y otra vez. Que aparecen y desaparecen. Y, sobre todo, que cursan por una vía independiente de lo que se está diciendo.

Pero, ¬Ņjuegan estos v√≠deos un papel meramente decorativo, sin m√°s?

En modo alguno. Estos vídeos, lejos de ser inofensivos, ejercen un fuerte efecto perturbador del proceso biológico de la comunicación.

Efecto perturbador

Los vídeos ilustrativos originan un rapto de la atención del espectador (ver más), por:

a) Su naturaleza de imagen (de mayor poder de atracción que la palabra).

b) Ser im√°genes en movimiento.

c) Ser im√°genes intermitentes, que aparecen y desaparecen.

d) Su tama√Īo. Variables, seg√ļn los programas.

e) Ocupar (con frecuencia) un lugar preferente de la pantalla.

f) Su contenido emocional.

El espectador, afanado en interpretar el contenido de las palabras del contertulio que habla, se topa, de buenas a primeras, con unas im√°genes que desv√≠an (‚Äúdistraen‚ÄĚ) la atenci√≥n de su mente. Y esta situaci√≥n mental de querer y no poder escuchar puede provocar un cierto estado de desasosiego.

En definitiva, las im√°genes del v√≠deo ‚Äúilustrativo‚ÄĚ interfiere la acci√≥n de escuchar.

Vídeo de contenido informativo

Cosa bien diferente a lo anteriormente expuesto son los vídeos con auténtico carácter informativo. Por ejemplo las declaraciones de un ministro….

Estos vídeos debe acaparar, en exclusividad, sin interferencia alguna, la atención del espectador. Y, así se suele hacer.

Comentario

Última actualización el Lunes, 16 de Septiembre de 2013 08:04
 
 

Anunciantes