Home Circulación útero placentaria
Circulación útero placentaria
Escrito por José F. Fernández Godoy   

CIRCULACIÓN ÚTERO PLACENTARIA

José F. Fernández Godoy

Barrera útero placentaria

La barrera útero placentaria es la frontera entre el territorio de la madre y del feto. Y, a través de dicha barrera se produce el trascendental intercambio sanguíneo materno-fetal.

Circulación útero placentaria

En la figura 1 se muestra un esquema muy simple de la circulación útero-placentaria.

1_Circulacin_U-P

Fig. 1

La sangre de la madre pasa al feto de la siguiente forma: de los vasos (V), circulantes por la pared del útero, parten vasos colaterales (VC) que, atravesando la barrera útero placentaria (barrera U-P), vierten el flujo sanguíneo en la placenta (P), y de esta pasa, a través del cordón umbilical (C), al feto. La circulación sanguínea de retorno se produce, lógicamente, en sentido inverso.

Comprensión de los vasos colaterales

En la contracción uterina se origina una fuerza de compresión o estrangulamiento de los vasos colaterales (figuras 2 y 3).

2_Circulacin_Contr.__2_copiar

Fig. 2

En la imagen de la derecha de la figura 2 se observa al útero contraído. Y, señalada con un rectángulo azul la zona ampliada en la figura 3.

3_Circulacin_Ampliacinr

Fig. 3

Se aprecia como la fuerza de la contracción uterina (FC), comprimen los vasos colaterales.

El resultado de la compresión es una reducción del radio de los vasos (figura 4, R) que atraviesan la barrera útero placentaria.

4_Estrangulamiento

Fig. 4

Todo lo cual lleva a un hecho fundamental: una disminución, durante la contracción, del caudal circulatorio.

Para analizar la trascendencia de este hecho es necesario abordar -si bien, de un modo muy sencillo- una ley física sobre la circulación de los fluidos por los conductos: la ley de Poiseuille.

Ley de Poiseuille

La resistencia que opone un tubo a la circulación de un fluido es inversamente proporcional al radio del tubo elevado a la cuarta potencia.

Aplicada al caso de la figura 3, la ley de Poiseuille indica, en términos sencillos, que:

Si, por efecto de la compresión, el radio de los vasos que atraviesan la barrera útero placentaria se redujera a la mitad, la resistencia que opone dichos vasos a la circulación sanguínea aumentaría, 16 veces. Y, no el doble, como, en principio, se podría pensar.

La ley de Poiseuille llama, pues, la atención sobre la trascendencia del efecto que la contracción uterina ejerce sobre el caudal de la circulación útero placentaria.

El grado de disminución de caudal circulatorio depende, lógicamente, de las características (intensidad duración y frecuencia) de la contracción. Características sujetas, a su vez, al grado de dificultad del parto.

Influencia de la dificultad del parto

En un parto fácil (normal), las contracciones, de intensidad moderada, ejercen escasa repercusión sobre el caudal circulatorio útero placentario y el efecto sobre el estado vital del feto es despreciable.

Por el contrario, cuando la fuerza de la contracción está obligada a superar una resistencia mayor, la disminución del caudal circulatorio si puede afectar al estado vital del feto.

Vigilancia de la contracción

De lo expuesto anteriormente se deduce la necesidad de una vigilancia durante el parto de las contracciones y del efecto de dichas contracciones sobre los latidos fetales. Ver La monitorización

Desprendimiento de la placenta

 

Última actualización el Domingo, 09 de Febrero de 2014 13:05
 
 

Anunciantes