Home Pautas de alimentación
Pautas de alimentación
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   

PAUTAS DE ALIMENTACI√ďN

José F. Fernández Godoy

La dieta alimenticia de la embarazada debe tener en cuenta dos cuestiones b√°sicas:

1ª Que el embarazo requiere de un aporte nutricional especial.

2ª Que el embarazo dificulta  el proceso de la digestión.

Este capítulo está dedicado a la segunda cuestión, la menos conocida.

A. Conceptos previos

¬ŅQu√© es la digesti√≥n?

La digestión es un proceso a través del cual el organismo extrae de los alimentos la materia y la energía necesarias para su desarrollo y mantenimiento.

Este proceso tiene dos partes: una química -transformación del alimento y paso a la sangre del material nutriente-, que aquí no se va a tratar, y otra física (biomecánica), en la que centraremos nuestra atención.

Biomecánica de la digestión 

El alimento que entra por la boca, se convierte, tras la masticación y la insalivación, en el "bolo alimenticio".

El "bolo alimenticio" se desliza a lo largo del tubo digestivo y, al final, convertido en material de desecho (bolo fecal), es expulsado al exterior por el ano en el acto de la defecación.

En la digestión se produce, pues, un movimiento (el del bolo alimenticio), sujeto, como todo movimiento, a las leyes de la física.

El movimiento del bolo alimenticio es debido a la fuerza de las contracciones, denominadas ‚Äúcontracciones perist√°lticas‚ÄĚ, de la capa muscular del tubo digestivo.

¬ŅC√≥mo son las contracciones perist√°lticas?

Son contracciones segmentarías (estrangulaciones) del tubo por detrás del bolo alimenticio, con el fin de impulsarlo hacia delante (figura 1).

Contraccin__peristltica_F._1 

Fig. 1

La actividad perist√°ltica depende:

a) De una hormona llamada motilina. Esta hormona disminuye en el embarazo.

b) De la riqueza en fibras de los alimentos. Las fibras aumentan el material residual, activ√°ndose, consecuentemente, la actividad perist√°ltica.

c) Del aporte hídrico. El líquido ejerce una doble acción sobre la materia residual: por un lado, al aumentar el volumen de la masa residual, estimula las contracciones peristálticas y, por otro, al fluidificar la mencionada materia residual, facilita su deslizamiento. 

 Lubrificación del bolo alimenticio.

El proceso de trituración y de insalivación de los alimentos, realizado durante la masticación, ejerce un efecto de lubricación del bolo alimenticio. De aquí, la importancia de una correcta (sosegada) masticación.

3. Cuestiones antropológicas

En el proceso de verticalizaci√≥n, que nuestra especie ha experimentado a lo largo de la evoluci√≥n humana, la boca se ha alejado de la fuente de la alimentaci√≥n, lo que ha entra√Īado un profundo cambio en la biomec√°nica de la digesti√≥n.

En el cuadr√ļpedo (figura 2), el movimiento del bolo alimenticio se realiza, en el tramo esof√°gico, en sentido ascendente (contrario a la fuerza de la gravedad), y en el resto del tubo digestivo, en sentido horizontal.

Alimentacin_animal__F._2 

Fig. 2

 Por el contrario, en el ser humano (figura 3), el bolo alimenticio se mueve, durante todo el trayecto del  tubo digestivo, en sentido descendente: a favor de la fuerza de la gravedad.

Tubo_digestivo_F._3

 

 Fig. 3

Estos cambios funcionales han llevado consigo unos cambios estructurales. Y as√≠, la capa muscular del tubo digestivo, potente (sobre todo a nivel esof√°gico) en el cuadr√ļpedo, es d√©bil en el ser humano.

De lo anteriormente expuesto se extrae una conclusión básica:

La postura natural del ser humano para realizar la digestión es la vertical.

B. Normas dietéticas

 

 

Última actualización el Domingo, 10 de Febrero de 2013 12:50
 
 

Anunciantes