Home Introducción
Relaciones padres-hijos. Introducción
Escrito por José F. Fernández Godoy   

El recién nacido humano carece de recursos de supervivencia, es un ser inmaduro, inacabado, que si lo comparamos con otros animales -desde su nacimiento facultados para moverse y por sí solos buscar el alimento- da la impresión de que ha nacido antes de tiempo.

El parto no finaliza con el corte del cordón umbilical. El hijo continúa unido primero a la madre y después también al padre por unos fuertes lazos de dependencia y afectividad.

Si, en su momento dije que el proceso físico del parto era la historia de un movimiento, ahora es necesario afirmar que la maternidad es la historia de una separación. El hijo y la madre forman al principio una diada que muy pronto, con la incorporación del padre, se convierte en una tríada. Y ambos, madre y padre, irán, poco a poco, impulsando al hijo a un mundo diferente.  

 La preparación al parto tiene la importante misión de orientar a los nuevos padres sobre el modo de encauzar esta fase tan trascendente de las relaciones con el hijo.

Me es muy grato mostrar mi reconocimiento y admiración a la ingente labor que, sobre esta transcendente faceta de la preparación al parto, desarrolla en España el colectivo de matronas/nos. Y pongo a su disposición la plataforma de esta página para ampliar su campo de acción.

De la que he dado en llamar "historia de una separación", expongo en esta sección dos episodios clave:

  • En el cuento "Apareciste tú”, se relata la aparición de la madre en la vida del hijo.
  • En el cuento "El parto" se describe los emocionantes momentos del inicio de la etapa escolar.

Ambos temas han sido extraídos de mi libro "Autobiografía de un nacimiento".

Última actualización el Sábado, 02 de Marzo de 2013 09:05
 
 

Anunciantes