Home Dolor del parto
Dolor de parto. Análisis médico-social
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   

DOLOR DEL PARTO. AN√ĀLISIS M√ČDICO-SOCIAL

José F. Fernández Godoy

La primera misión del médico es curar, y, la segunda, combatir el dolor. El dolor es lo más trascendente de toda la medicina. Y, el dolor del parto, por su frecuencia y por afectar exclusivamente a la mujer, adquiere en la sociedad actual una relevancia especial.

Sin embargo, no se le da la importancia que merece. Su estudio lleva tiempo estancado. Y, su tratamiento ha sido -y sigue siendo- considerando, desde algunos sectores sociales, con cierta frivolidad.

Mi doble dedicaci√≥n profesional, al parto hospitalario y a la preparaci√≥n de la gestante, me ha permitido contemplar de modo cr√≠tico el trato que se le ha dado al dolor del parto en las √ļltimas d√©cadas.

Analgesia con pentotal sódico

En la escuela sevillana del profesor Bedoya, donde me formé como obstetra, el dolor de parto se combatía con goteo de pentotal sódico.

El dolor desaparecía. Pero, el efecto adverso sobre la dilatación obligaba a la estimulación con goteo de oxitocina, y en la expulsión, era necesaria la aplicación de la ventosa. El método, denominado EVA (Estimulación, Ventosa y Analgesia), precisaba de la asistencia directa del tocólogo, quedando la matrona en un segundo plano.

Las críticas científicas, por un lado, y la demanda del colectivo de matronas de recuperar una actividad (la asistencia al parto normal) que siempre le había correspondido, por otro lado, motivaron su desaparición.

Con la desaparici√≥n del m√©todo EVA las matronas recuperaron el protagonismo perdido y los toc√≥logos nos libramos del "marr√≥n" de los partos normales, que siempre -desde los legendarios tiempos del arte de partear- los m√©dicos hab√≠an rechazado. As√≠ pues, los profesionales contentos, pero ¬Ņy las parturientas?

Las parturientas quedaron hu√©rfanas de un m√©todo muy arraigado en la sociedad sevillana. Y, le costaba trabajo admitir que, de la noche a la ma√Īana, su sufrimiento dejara de ser atendido.

El parto a palo seco

Tengo vivo el recuerdo de mi etapa en el hospital Virgen del Roc√≠o con el parto ‚Äúa palo seco‚ÄĚ, es decir, sin anestesia alguna.

Las parturientas segu√≠an demandando, insistentemente, ‚Äúel goteo‚ÄĚ. A los toc√≥logos de guardia nos llegaban frecuentes recomendaciones para que pusi√©ramos ‚Äúel goteo‚ÄĚ a alguna amiga o familiar... Las que dispon√≠an de recursos econ√≥micos buscaban el alivio del dolor en la medicina privada‚Ķ Los seguros m√©dicos ofertaban la epidural como producto estrella‚Ķ En fin, el ¬†tratamiento del dolor del parto se hab√≠a convertido en "moneda de cambio".

Y, finalmente, cuando los dirigentes p√ļblicos se apercibieron de la rentabilidad pol√≠tica del tratamiento del dolor del parto, se instaur√≥, de modo generalizado, la epidural en los hospitales p√ļblicos de toda Espa√Īa.

Mis sentimientos profesionales de rechazo a aquella triste etapa del ‚Äúparto a palo seco‚ÄĚ quedaron reflejados en el informe que registr√©¬† (enero de 1994)¬† en los archivos de la Ciudad Sanitaria Virgen del Roc√≠o de Sevilla.

Los naturalistas

Mi faceta de preparador de la gestante me ha permitido conectar con las ideas del naturalismo sobre el dolor del parto.

La tesis de los naturalistas es bien sencilla: el parto es un proceso natural y, como todo proceso natural, es indoloro. Y las sensaciones dolorosas tiene un origen exclusivamente psicológico (ver el dolor del parto).

As√≠ pues, el √ļnico medio l√≥gico de combatir el dolor del parto es el psicol√≥gico o el natural. Y, en este sentido, han ido surgiendo infinidad de m√©todos solo eficaces en los partos con escaso dolor.

Con cierta frecuencia, los naturalistas exhiben vídeos de partos idílicos que falsean la realidad de la mayoría de los partos, creando unas expectativas demasiadas optimistas.

El dolor del parto en la sociedad actual

Sobre el tratamiento del dolor del parto existen hoy dos sistemas diametralmente opuestos:

a) El de la obstetricia oficial (parto hospitalario con anestesia epidural), en la que se le da escasa importancia al aumento de intervención obstétrica generado.

b) El de los grupos naturalistas que tratan el dolor del parto de modo exclusivamente psicológico.

Entre estos sistemas la mujer elige, mayoritariamente, el de la anestesia epidural, el m√°s eficaz.

Pero, ¬Ņqu√© m√©todo es el ideal?

Método ideal

El método ideal sería el que mejor lograra conjugar la máxima eficacia sobre el dolor y el mínimo efecto colateral.

La epidural re√ļne la primera condici√≥n. Pero, es necesario investigar la forma de disminuir sus llamativos efectos colaterales. La elecci√≥n del f√°rmaco, la determinaci√≥n de la dosis m√≠nima eficaz, la postura corporal que debe adoptar la parturienta,.., deben ser sometidas a un profundo an√°lisis.

En esta investigación estamos implicados los profesionales del parto y los anestesistas.

Y, en mi condición de estudioso de la biomecánica del parto, considero esencial el estudio sobre la postura de la parturienta durante la aplicación de la epidural.

Desde aquí me ofrezco a prestar toda clase de colaboración al profesional interesado en dicho estudio.

 

 

 

 

 

 

Última actualización el Viernes, 01 de Marzo de 2013 11:51
 
 

Anunciantes