Home El parto en casa
El parto en casa
Escrito por Jos√© F. Fern√°ndez Godoy   

El parto en casa

José F. Fernández Godoy

Frente de resistencia

A mediados del siglo pasado se generaliz√≥ el parto hospitalario. Ante la aparici√≥n de este fen√≥meno, los movimientos naturalistas establecieron un frente de resistencia, acusando a la asistencia hospitalaria de fr√≠a y deshumanizada. Este frente se signific√≥ especialmente en algunos pa√≠ses: Holanda, Inglaterra, Alemania, Francia, Estados Unidos,... En Espa√Īa, por su sistema sanitario y por otros factores en los que ahora no corresponde entrar, tuvo menor relieve.

Actualmente, los movimientos naturalistas proclaman en todo el mundo la vuelta del parto al domicilio.

Parto m√°s afectivo

En este volver atr√°s de la asistencia al parto se logra el efecto buscado: un ambiente m√°s afectivo, con la parturienta rodeada de la familia, la contemplaci√≥n del parto por todos los miembros del cuadro familiar incluido hijos peque√Īos,...

El peligro

Pero, con cierta frecuencia, la realidad es bien distinta. Y, debido a la extraordinaria complejidad del parto de la especie humana, la escenificación idílica anteriormente descrita sólo se consigue en contadas ocasiones, y en las demás, cuando surge la dificultad o la complicación, la ausencia de los medios hospitalarios puede poner en peligro la vida de la madre, del hijo o de ambos.

Medidas de seguridad

La sociedad es cada vez m√°s exigente con los profesionales encargados de velar por la vida humana. Y, los impulsores de la vuelta del parto al domicilio, con objeto de paliar los riesgos que el parto domiciliario lleva consigo, han ido adoptando medidas:

·                   Inspección previa del domicilio, que debe reunir, entre otras condiciones, la de estar  cercano al hospital.

¬∑¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Estudio previo de la gestante, con objeto de excluir a las que presentaran alg√ļn factor de riesgo en el parto.

·                  Disponer de una unidad de apoyo en el hospital más cercano.

¬∑¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Disponer de una ‚Äúunidad m√≥vil‚ÄĚ preparada para atender cualquier contingencia -incluida la realizaci√≥n de una ces√°rea-, en la puerta del domicilio.

Estas medidas encarecen el parto y, consecuentemente, sólo se pueden asumir en el ámbito de la sanidad privada o en países de alto nivel económico.

Menor necesidad de intervenciones

Los naturalistas dicen, y llevan razón, que el parto domiciliario genera menos necesidad de intervenciones que el parto hospitalario.

Las principales causas del intervencionismo en el parto hospitalario son:

√ľ¬†¬†¬† La aplicaci√≥n sistem√°tica de la monitorizaci√≥n que, al avisar precozmente de situaciones de alarma, es inductora de intervenciones.

√ľ¬†¬†¬† La posici√≥n horizontal de la parturienta en una mesa de parto (ver ‚ÄúPostura de la parturienta‚ÄĚ y "Postura durante la dilataci√≥n") que, al dificultar la biomec√°nica del parto, genera mayor necesidad de intervenci√≥n.

√ľ¬†¬†¬† La aplicaci√≥n sistem√°tica de la epidural (ver....) que, al incidir negativamente sobre la biomec√°nica del parto, induce a mayor n√ļmero de intervenciones.

¬ŅMayor seguridad?

Los defensores del parto en la casa no tienen reparo en afirmar que es más seguro. Y, para demostrar tal afirmación, exhiben estadísticas, en las que el índice de mortalidad y morbilidad fetal del parto domiciliario es menor que el del parto hospitalario.

No es cierto, en modo alguno, que el parto en la casa sea m√°s seguro. Por las siguientes razones:

a) Las estadísticas a través de las cuales se pretende demostrar la mayor seguridad del parto domiciliario, quedan invalidadas desde el punto que de los partos en la casa se descartan los casos de riesgo.

b) En 1978, Fredick realizó estadísticas en grandes grupos de poblaciones en Inglaterra y Holanda. Las estadísticas de Fredick demostraron que los partos domiciliarios, a pesar de los estudios y selecciones previas de las embarazadas, de ser asistido por especialistas y de contar con un extenso servicio de ambulancias y personal preparado para las urgencias, presentaba una mayor mortalidad y morbilidad fetal que el parto hospitalario.

c) Aparte de estad√≠sticas, es evidente que la afluencia masiva de parturientas a los centros hospitalarios actuales, con mejoras de medios quir√ļrgicos, anest√©sicos, de vigilancia (monitorizaci√≥n),..., ha propiciado un extraordinario descenso de las cifras de morbilidad y mortalidad materno-infantil.

La minoría bulliciosa

En la actualidad, se alzan voces, proclamando la vuelta del parto al domicilio. Son las voces de esa minoría bulliciosa que se arroga la representatividad de la generalidad y que encuentra en Internet el medio idóneo para difundirlas por todo el mundo.

La mayoría silenciosa

Pero ¬Ņqu√© dice la mayor√≠a silenciosa? ¬ŅQu√© dicen la mayor√≠a de las embarazadas? La mayor√≠a de las embarazadas lo tienen bien claro: desean fervientemente la m√°xima seguridad de su hijo y est√°n dispuestas a toda clase de sacrificio para conseguirlo.

Puedo afirmar rotundamente que, en mi extensa trayectoria profesional, jam√°s una embarazada me ha manifestado la pretensi√≥n de tener a su hijo en su propia casa. Al contrario, muchas me han puesto de manifiesto su empe√Īo de escoger para su parto el hospital ‚Äúcon m√°s medios‚ÄĚ.

La asistencia hospitalaria.

La fidelidad de la mujer al parto hospitalario no le da derecho al obstetra a mantener los sistemas asistenciales actuales.

La obstetricia está obligada a establecer un sistema asistencial avalado por un profundo estudio científico, un estudio biomecánico.

El sistema debe conjugar los siguientes objetivos:

1¬ļ Garantizar la m√°xima seguridad de la madre y del hijo.

2¬ļ Garantizar el m√≠nimo sufrimiento de la madre (Combatir el dolor y mejorar el bienestar de la parturienta).

3¬ļ Potenciar el mecanismo natural del parto mediante la intervenci√≥n activa de la mujer en su propio parto.

En definitiva, un sistema en el que se conjuguen unos hechos que, hasta la actualidad, han cursado por sendas dispersas en el parto hospitalario: a) la activación del mecanismo natural del parto, b) la aplicación de la técnica obstétrica y c) la intervención de la parturienta en su propio parto.

Este sistema asistencial es el que, verdaderamente, est√° demandando la mujer.

 

 

 

 

Última actualización el Viernes, 01 de Marzo de 2013 11:39
 
 

Anunciantes